Shipping costs € 12 | FREE from € 99
0

Gastos de envío Península 3,99€
GRATIS a partir de 38€

Los 6 pilares de una vida en sintonía con nuestra naturaleza

La filosofía paleo es bien conocida por su alimentación. En Paleobull hemos hablado bastante de las bases de la dieta paleo, sus fundamentos y sus beneficios.

En el artículo de hoy queremos ir más allá. Ver que envuelve a los seguidores de esta forma de vida, además de su alimentación. 

A nosotros nos gusta llamarlo estilo de vida evolutivo, porque no solo se trata de alimentarse como nuestros ancestros, sino de adaptar su forma de vida a la época moderna.

Veamos cuáles son los 6 pilares de este estilo de vida para para lograr vivir en sintonía con nuestra naturaleza

PRIMER PILAR – LA ALIMENTACIÓN

La alimentación paleo se basa en comer alimentos naturales, procedentes de la naturaleza y que han estado presentes en nuestra evolución.

El estilo de vida evolutivo defiende que estamos más adaptados a los alimentos que el ser humano ha consumido durante la mayor parte de su existencia.

Los digerimos mejor y nos aportan mayor salud.

Por tanto, el primer objetivo volver a comer alimentos reales. Y huir de la comida moderna con mucho ultraprocesado y pocos nutrientes

SEGUNDO PILAR – EL MOVIMIENTO

Nuestros ancestros eran nómadas.

Probablemente recorrían diariamente muchos, muchos, muchos kilómetros. 

¿Has oído hablar de las grandes migraciones? 

Te puedes hacer una idea de si caminaban.

Pero andar no era la única actividad física que hacían. Nuestros ancestros tenían que recolectar y cazar

Reptaban para no ser vistos, escalaban a los árboles, corrían para atacar, lanzaban sus armas, arrastraban a sus presas, etc.

Y de esta forma se desarrollaron nuestros músculos, articulaciones y patrones de movimiento.

El estilo de vida evolutivo otorga una gran importancia al movimiento y a la actividad física para construir un cuerpo fuerte y sano y huir del sedentarismo moderno.

TERCER PILAR – LOS RITMOS CIRCADIANOS

Nuestros antepasados no tenían relojes, ni horarios de comida, trabajo u ocio.

Se regían por el ciclo solar, como todos los animales. La actividad se producía durante el día y el descanso por la noche.

Con la luz artificial todo este equilibrio desapareció. Las noches empezaron a ser prolongaciones del día.

Y los ritmos de nuestra biología se vieron alterados, impactando en importantes procesos como el sueño.

No se trata ahora de abandonar la luz eléctrica sino de hacer un uso responsable de ella y regirse por la luz solar para mantener un equilibrio entre la actividad y el descanso.

CUARTO PILAR – LA COMUNIDAD

Las sociedades ancestrales vivían en pequeñas tribus. 

Como una gran familia.

Cada uno tenía su cometido: cazar, recolectar, defender, cuidar a los niños, cocinar, etc.

Pero lo compartían todo.

El camino, la comida, el tiempo de ocio, las tristezas y las alegrías.

Creaban lazos entre ellos que les unían y les hacían más felices.

Cientos de miles de años nos han convertido en los seres más sociales.

Por ello, es importante buscar la socialización y las relaciones con los demás. Formar vínculos para ser más felices. 

Pasar más tiempo en comunidad, en familia y menos solos. Imponer la fuerza del grupo frente al individualismo. 

QUINTO PILAR – LA NATURALEZA

Nuestros ancestros vivían en unión con la naturaleza.

Se movían, cazaban, jugaban y dormían entre grandes bosques o inmensas mesetas. Bajo el sol, la nieve o la lluvia.

Ahora vivimos en refugios de cemento y la naturaleza se ha convertido en un entorno hostil. 

Actividades corrientes para nuestros antepasados como trabajar en el campo, dormir al aire libre, pasear por la montaña o estar bajo la lluvia nos incomodan o nos atemorizan.

La vida evolutiva entiende la naturaleza como parte intrínseca de la evolución del ser humano y busca un mayor contacto con ella.

Defiende la necesidad de pasar más tiempo en la naturaleza para familiarizarnos, estar cómodos y sentirnos más felices.

SEXTO PILAR – EL PRESENTE

Nuestros antepasados vivían en una aventura constante. 

Su vida era una incertidumbre.

No sabían si comerían al día siguiente o serían comidos por un animal más grande.

Aunque pueda parecer paradójico, esto les hacía vivir más tranquilos.

Puesto que el futuro era totalmente ajeno a ellos, vivían centrados en el presente.

Disfrutaban cada momento, sin pensar en un futuro que no existía.

En la actualidad, vivimos constantemente preocupados por nuestro futuro. Queremos tenerlo todo controlado, que no se nos escape nada. 

Esto hace que vivamos mayores preocupaciones y con más estrés. 

La vida evolutiva fomenta vivir el presente. Eliminar los pensamientos de las incertidumbres futuras y disfrutar de cada momento.

EN RESUMEN

Puedes ver que detrás de la dieta paleo se esconde toda una filosofía de vida. 

El estilo de vida evolutivo.

La intención de esta forma de vida es acercarnos a los estímulos que influyeron en nuestra evolución durante millones de años.

Si quieres vivir de acuerdo a los principios que nos hicieron ser lo que somos hoy en día, puedes empezar por cuidar estos aspectos:

  • Aliméntate de comida real.
  • Camina cada día y ejercita tu cuerpo.
  • Cuida tus ciclos circadianos viviendo más de día y descansando de noche.
  • Rodéate de una comunidad. Comparte y diviértete con ellos.
  • Disfruta de la naturaleza y siéntete cómodo en ella.
  • Vive el presente y preocúpate menos por el futuro.

Ten en cuenta estas sugerencias si quieres encontrarte con mayor vitalidad y salud. Adáptalas sin renunciar a vivir en el mundo moderno.

¡Tu salud te lo agradecerá!

 


¿Te ha gustado el artículo? Únete a la tribu y estarás al día de nuestras publicaciones y descuentos especiales. ¡Ya somos más de 60.000!


Oldest publication Most recent publication