Shipping costs € 12 | FREE from € 99
0

Gastos de envío Península 3,99€
GRATIS a partir de 38€

¿Qué es la nutrición?

Según la Organización Mundial de la Salud, la nutrición es la ingesta de alimentos en relación con las necesidades dietéticas del organismo.

Una nutrición adecuada debe ofrecer todos los nutrientes que tu cuerpo requiere y va asociada a una buena salud.

Una mala nutrición puede alterar el metabolismo, el equilibrio hormonal, el sistema inmune y afectar gravemente a la salud.

DIFERENCIA ENTRE ALIMENTACIÓN, NUTRICIÓN Y DIETA

Es frecuente oír hablar de alimentación y nutrición indistintamente. También se usa la palabra dieta de forma muy general. Sin embargo, son aspectos diferentes de ver la comida.

La alimentación comprende las acciones de selección de alimentos, cocinado e ingesta. Es un acto voluntario y consciente que atiende a distintas razones. Algunas de ellas son:

  • Necesidades individuales
  • Preferencias en la comida
  • Disponibilidad de alimentos
  • Situación socioeconómica
  • Publicidad

La nutrición, por su parte, es un acto involuntario relacionado con la absorción, asimilación y transformación de los alimentos para incorporar sus nutrientes al organismo. Estos nutrientes se encargan de llevar a cabo las diferentes funciones de nuestro cuerpo:

  • Servir de fuente de energía.
  • Sintetizar y mantener los tejidos y órganos
  • Regular los procesos metabólicos

La dietética es una ciencia que evalúa y organiza los alimentos en función de la nutrición para hacer recomendaciones y generar pautas de alimentación (dieta).

De forma resumida podríamos decir que una dieta es una guía de los alimentos que debes tomar en función de los nutrientes que aportan a tu cuerpo.

TIPOS DE NUTRIENTES

Como íbamos diciendo, los alimentos se descomponen en nutrientes que el organismo necesita para cubrir sus funciones.

Diferenciamos cinco tipos de nutrientes agrupados en dos grupos: macronutrientes y micronutrientes.

Los macronutrientes son más abundantes y los necesitamos en mayor cantidad. Son tres:

  • La proteína cuyo papel principal es la síntesis y mantenimiento de las estructuras del organismo.
  • Los lípidos o grasas encargados de funciones reguladoras y energéticas.
  • Los hidratos de carbono utilizados como fuente de energía.

Los micronutrientes son necesarios en menores cantidades. Se clasifican en:

  • Vitaminas. Son pequeñas sustancias presentes en los alimentos que actúan como catalizadores de las reacciones químicas del organismo.
  • Minerales. Participan en las funciones estructurales y reguladoras.

LAS RECOMENDACIONES NUTRICIONALES

Las recomendaciones nutricionales suelen hacerse a través de dietas que priorizan unos u otros alimentos en función de diferentes parámetros como el valor nutricional, la disponibilidad de alimentos, los trastornos alimentarios, etc.

Las dietas suelen ir dirigidas a un individuo, a un grupo concreto de población o a perseguir unos objetivos específicos como perder peso, definir, ganar volumen, etc. 

Un método generalista que busca ser de utilidad para toda la población media son las pirámides nutricionales.

Las pirámides distribuyen los alimentos en varias capas de acuerdo con las proporciones recomendadas de cada uno. Los alimentos situados en la base son los que se deben tomar con más frecuencia y los del vértice los que menos.

En teoría. estas recomendaciones deben estar basadas en el valor nutricional de los alimentos y las necesidades de nuestro organismo, sin embargo otros intereses pueden influir en su diseño.

Por ejemplo, en 1970, el gobierno sueco hizo una serie de recomendaciones en forma de pirámide. Su peculiaridad era que estaba basada en el poder adquisitivo de la población, en lugar de en las necesidades nutricionales. En ella podíamos encontrar alimentos baratos como la leche, los cereales y las patatas en la base y en la cúspide los huevos, la carne y el pescado.

LA EVOLUCIÓN DE LAS RECOMENDACIONES NUTRICIONALES

Según avanza la ciencia de la nutrición, se actualizan las recomendaciones a la población.

Y se plantean nuevos modelos más intuitivos y prácticos.

Las pirámides tradicionales han ido evolucionando durante las últimas décadas. Estas son algunas de las propuestas actuales:

  • My pyramid, creada en 2005, eliminaba las capas y colocaba todos los grupos alimentarios al mismo nivel, recomendando un mayor o menor consumo de cada uno. No tuvo mucho éxito porque no quedaba muy claro.
  • My Plate, popularizada por Michelle Obama en 2011, ofrece un modelo basado en recomendaciones para cada comida. En él se presenta un plato dividido en espacios para cada grupo alimentario. Es un modelo muy visual y de fácil comprensión.
  • La pirámide de la Sociedad Española de Nutrición Comunitaria (SENC)creada en 2015, además de la distribución de los alimentos, ofrece recomendaciones relacionadas con la actividad física y la cocina.

CÓMO MEJORAR LAS RECOMENDACIONES NUTRICIONALES

Aunque la evolución de estos modelos parece ayudar cada vez más, aún existen ciertos aspectos a mejorar.

Los problemas principales que encontramos en todas las recomendaciones son los siguientes:

  • La clasificación de los alimentos se realiza en base a sus macronutrientes en lugar de priorizar su procedencia. Por lo tanto, no hace mucha distinción diferentes tipos de hidratos (por ejemplo harinas refinadas y legumbres) o entre carnes procesadas (hamburguesa) y carne natural.
  • La función energética presenta demasiada importancia en todas las recomendaciones. Lo que se muestra con una gran presencia de hidratos de carbono en todos los modelos. 

Para mejorar las recomendaciones, ajusta la cantidad de hidratos de carbono a tu actividad diaria y escoge lo que comes entre alimentos reales.

EN RESUMEN

La nutrición, la alimentación y la dieta son términos distintos sobre lo que comemos que buscan explicar su importancia y su función en nuestro organismo para dar recomendaciones saludables.

A medida que avanza el conocimiento en estas materias, las recomendaciones nutricionales evolucionan y se adaptan a los nuevos tiempos.

Sin embargo, no dejan de ser pautas generales, que no tienen en cuenta el nivel de actividad de la persona y que no diferencian entre comida real y procesada.

Si quieres aprovechar mejor las recomendaciones, ten en cuenta tu grado de actividad física y la procedencia de los alimentos.

¡Tu salud te lo agradecerá!


¿Te ha gustado el artículo? Únete a la tribu y estarás al día de nuestras publicaciones y descuentos especiales. ¡Ya somos más de 60.000!


Oldest publication Most recent publication